FILOSOFÍA CRISTIANA

Centro Educativo Filipenses 4,13

"La verdadera educación no desconoce el valor del conocimiento científico o literario, pero considera que el poder es superior a la información, la bondad al poder y el carácter al conocimiento intelectual. El mundo no necesita tanto hombres de gran intelecto como de carácter noble. Necesita hombres cuya capacidad sea dirigida por principios firmes" (White, 1964, p. 225).La mejor contribución de la educación cristiana a la sociedad es formar jóvenes bien arraigados en los valores de la ética.

Un aspecto muy importante en el proceso de la filosofía de la educación cristiana, no es el cúmulo de conocimientos que el maestro pueda transmitir a sus estudiantes, sino el impacto que él logra en ellos para poder cambiar sus mentes y su corazón. No es un conocimiento para poder llenar una hoja de examen que van a olvidar en poco tiempo, sino, en un cambio muy dentro de ellos el cual no olvidarán por muchos años y que lo podrán poner en práctica siempre, para poder transformar la vida de sus estudiantes y se conviertan en el futuro en líderes y servidores dispuestos a repetir el proceso.

Los niños por lo general tienen una mente bien receptiva para recibir el mensaje de Dios, la cosa es: como presentárselos de una manera que cambie sus corazones y que después del saber venga el hacer. Nosotros como educadores cristianos sabemos que lo primero en la filosofía de la educación cristiana lo más importante es el respetar el "ser" de cada niño, para que después venga el saber y el hacer.

Esta educación trabaja para que el niño y el joven se desarrollen física y espiritualmente, para que comprendan sus responsabilidades morales, para que se desarrollen como un ser personal, para que alcancen la madurez de su individualidad en pleno ejercicio de sus facultades de pensar y actuar, para que se expresen con abnegación y amor, y para que su trabajo corresponda al de un servidor de la comunidad.

.El verdadero conocimiento de Dios, la comunión y compañerismo con El, en el desarrollo de un carácter semejante al divino constituyen la fuente, los medios y el objetivo supremo de la educación cristiana. Es por ello que esta educación se basa en las Sagradas Escrituras, haciendo de la Biblia el primer libro de texto del niño.

Nuestra propuesta puede tener un fuerte impacto en nuestras iglesias locales porque el énfasis está puesto en la filosofía de la educación cristiana, en todos los aspectos de una iglesia. Ya sabemos que el propósito toda iglesia es enseñar la Palabra de Dios, pero casi siempre se hace se manera inadecuada, no se hace de una forma sistemática, y mucho menos como una filosofía de la educación cristiana.